Evaluación y Orientación Vocacional

gg.jpg
"La vocación es la espina dorsal de la vida"
Friedrich Nietzsche

Y AHORA QUE ESTUDIO?

Es la pregunta que cada año se hacen los estudiantes que están por dejar las aulas escolares; la falta de información de los padres con respecto a esta situación y el sistema educativo que hace poco con respecto a una verdadera orientación vocacional (solo se remite a aplicación de uno o dos tests) hace que muchos jóvenes elijan carreras dejados llevar por presión social: carreras reconocidas, carreras de moda, carreras que sigan con la tradición familiar, etc. Por este motivo, llegan constantemente a consulta, queriendo cambiarse de carrera, algunos en los primeros ciclos, otros a la mitad y algunos habiendo ya terminado. El sentimiento de culpa y la frustración es angustiante, lo cual hace acrecentar sus temores y confusiones.

 

Para una buena elección, hay que tomar en cuenta el impacto que esto tendrá en su vida, contar con un plan que incluya una investigación acerca de:

  • Intereses: La(s) carrera(s) hacia donde se dirige sus intereses; como están consideradas en el mercado laboral.

  • Aptitudes: Cuales son sus capacidades o habilidades en el ámbito de aprendizaje; las áreas de mejor desempeño en su etapa escolar.

  • Características de su personalidad que guarden relación con lo que va elegir; por ejemplo si va necesitar una buena capacidad para trabajar bajo presión, tolerancia a la frustración, manejo adecuado de relaciones sociales, etc.

  • Situación económica de los padres: Ser realistas y responsables al elegir el centro de estudios y todo los otros gastos que se necesitaran hacer.

EVALUACIÓN DE ORIENTACIÓN VOCACIONAL

Es un proceso que tiene como objetivo despertar intereses vocacionales, ajustar dichos intereses a la competencia laboral del sujeto y a las necesidades del mercado de trabajo. Se evalúa las habilidades y destrezas así como el área intelectual, emocional y personalidad.

La evaluación se realiza a través de entrevistas y administración de pruebas estandarizadas, que permiten obtener información sobre la personalidad, área emocional, aptitudes, intereses, habilidades, actitudes, tipo de inteligencia e intereses vocacionales. Con estas herramientas, sumado a la orientación y consejería, se pretende que el joven asuma de manera consciente e informada la responsabilidad de elegir una profesión que le permita desempeñarse con éxito en uno de los aspectos más importantes de su vida, ya que normalmente esta significativa decisión es tomada con muy pocos elementos de apoyo.

Habitualmente el proceso de atención, dependiendo de la entrevista inicial, puede ser el siguiente:

1. Entrevista inicial.

2. Administración de Batería psicométrica:  aplicación de 4 pruebas que miden el nivel de inteligencia, los rasgos de personalidad y las habilidades e intereses vocacionales (el tiempo total de administración oscila entre 4 a 6 horas aproximadamente, por lo que se considera 2 a 3 sesiones). 

3. Entrega y discusión de resultados: 10 días hábiles después de la aplicación (1 sesión)

4. Apoyo y asesoría psicoterapéutica, si se estima necesario.